Skip to content
Menu
menu

Foto de U.S. Army, Alamy Stock Photo

Tras los contratiempos, el ISIS aumenta sus ataques

En mayo de 2020, se publicó un vídeo que no sólo no recibió críticas favorables, sino que horrorizó a la mayoría de los espectadores. La obra fue producida por el Estado Islámico (ISIS) en Irak, y el tema claro del vídeo era que los combatientes del ISIS estaban aumentando los ataques terroristas.

Según Daniel Lebowitz, analista principal del Consorcio de Investigación y Análisis del Terrorismo (TRAC), la duración del vídeo, que dura 49 minutos, refleja el reciente aumento de los atentados reivindicados por el ISIS en Irak. "La potencia del grupo queda demostrada por la variedad de operaciones, ya sean artefactos explosivos improvisados (IED), ataques con cohetes o emboscadas", explicó Lebowitz en un reciente informe de incidentes del TRAC.

El vídeo muestra lo que parecen ser asesinatos de policías y milicianos iraquíes, así como francotiradores del ISIS que actúan a plena luz del día y patrullas armadas que deambulan libremente, según el TRAC. Además, presenta otros actos destructivos a los que el ISIS podría recurrir con más frecuencia en el futuro: quemas de cultivos e incendios forestales provocados.

En el verano de 2019, el ISIS supuestamente trató de extorsionar a los agricultores con impuestos y luego incendió los campos de los agricultores cuando se negaron a pagar. El grupo también se atribuyó el mérito de una serie de incendios forestales de 2019 en Siria e Irak. Ahora, el ISIS ha estado defendiendo ante sus seguidores y simpatizantes que los ataques incendiarios pueden ser un método eficaz para la yihad.

El grupo terrorista también ha estado animando a sus seguidores a planificar más ataques mientras los gobiernos se centran en la lucha contra la pandemia del COVID-19. Por ejemplo, en marzo de 2020 el ISIS pidió a sus afiliados en la India que realizaran atentados mientras los líderes indios se centraban en la pandemia, según el investigador Saurav Sarkar, que escribe en The Diplomat. (El propio ISIS, sin embargo, ha indicado que se toma en serio la COVID-19; en su boletín informativo Al-Naba, recientemente instruyó a sus seguidores a lavarse las manos y cubrirse la boca al estornudar).

Para el ISIS, el resurgimiento de 2020 sigue a un desastroso 2019. Hace años, el grupo controlaba una franja de más de 30.000 kilómetros cuadrados en el oeste de Siria y el este de Irak. Originalmente reclamó este territorio como su "califato" en 2014, y comenzó a ejercer un gobierno “duro” sobre una población de casi 8 millones de personas, generando miles de millones de dólares en ingresos del petróleo y ganancias mal habidas de actos criminales como el robo y la extorsión.

Image20210304143616.png

Pero después de 2014, el ISIS perdió gradualmente más y más cantidad de su territorio, y a principios de 2019 los combatientes de la oposición siria anunciaron que el ISIS había perdido la última porción restante de su base terrestre. No obstante, los militares estadounidenses advirtieron en ese momento que era importante mantener una ofensiva activa contra los líderes del ISIS y la propagación de su ideología yihadista. Posteriormente, en octubre de 2019, se llevó a cabo una operación liderada por Estados Unidos que tuvo como resultado la muerte del líder del ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, en Siria.

En 2020, el TRAC no es el único grupo de expertos que advierte sobre un reagrupamiento del ISIS. En marzo, el Equipo de Apoyo Analítico y Vigilancia de Sanciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que hace un seguimiento de la amenaza terrorista yihadista mundial, publicó un informe para la Asamblea General de la ONU sobre un resurgimiento del ISIS.

"El ISIS ha comenzado a reafirmarse tanto en la República Árabe Siria como en Irak, montando ataques insurgentes cada vez más audaces, llamando y planificando la fuga de combatientes del ISIS en centros de detención", concluyó el equipo de la ONU. "Liberados de la responsabilidad de defender el territorio, se produjo un notable aumento de los ataques en zonas anteriormente tranquilas en poder del gobierno de la República Árabe Siria en todo el país".

El equipo de la ONU citó algunos factores detrás de sus conclusiones. Uno de ellos es que la reducción de las fuerzas estadounidenses en Siria ha suscitado preocupación por la capacidad de las actuales fuerzas de seguridad del país para mantener el control de los combatientes del ISIS detenidos y sus familiares, una población que supera los 100.000 personas.

También preocupa la presencia de combatientes terroristas extranjeros. El informe del equipo de la ONU cita una evaluación según la cual hasta dos tercios de los 40.000 aspirantes que se unieron al califato del ISIS siguen vivos. "Se espera que esto agrave la amenaza global que supone el ISIS, y posiblemente Al Qaeda, durante los próximos años", señaló el equipo.

Además, el informe plantea la preocupación de cómo los grupos afiliados al ISIS en todo el mundo están potenciando sus operaciones. "En África Occidental, los esfuerzos combinados de sus filiales están amenazando la estabilidad de los frágiles estados miembros de la región", recalcó el equipo. Por ejemplo, citaron los atentados y el acopio de armas del grupo de la Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP) en la región de la cuenca del lago Chad, cerca de la frontera intersectorial de Nigeria, Chad y Camerún.

El ISWAP es uno de los tres grupos terroristas más importantes de la cuenca del lago Chad, confirma el experto en seguridad Kabir Adamu, director general y fundador de Beacon Consulting y antiguo presidente de la sección de Abuja de ASIS International en Nigeria. Los otros dos son Boko Haram y un grupo en la sombra llamado a veces la Facción Bakoura, explica Adamu a Security Management.

Las actividades de estos tres grupos terroristas son un factor importante que contribuye a la situación de inseguridad en el noreste de Nigeria, explica. "El ISWAP sigue atacando a las fuerzas de seguridad y a los civiles con diversos tipos de atentados, como tiroteos, intrusiones en instalaciones, secuestros y ataques relacionados con artefactos explosivos improvisados, tanto en la carretera como en los vehículos", afirma Adamu. El grupo también es conocido por destruir y saquear propiedades civiles, añadió.

Una tendencia emergente del ISWAP es el uso de cohetes de largo alcance de 122 mm, explica Adamu. En abril, el ISWAP afirmó en sus revistas en línea y en las plataformas de las redes sociales que sus operativos estaban llevando a cabo ataques con cohetes, y el grupo reivindicó posteriormente la autoría de un disparo de cohetes en el noreste de Nigeria. Dada la capacidad de largo alcance (unas 12 millas) y la falta de precisión de este sistema de armas, los daños colaterales son un problema importante.

"Esto representa un riesgo de ataque colateral para las organizaciones y personas que se encuentran cerca de las formaciones de las fuerzas de seguridad, que son los principales objetivos de estos ataques", afirma Adamu.

En Europa, "el ISIS está trabajando activamente para restablecer la capacidad de dirigir operaciones internacionales complejas", según el equipo de la ONU. El ISIS sufrió un revés allí a finales de 2019, cuando una exitosa misión liderada por Europol resultó en la eliminación de grandes cantidades de propaganda online del ISIS. Sin embargo, "se estima que persiste la amenaza de un ataque complejo planificado en Europa, especialmente por ex operativos expertos que tienen la capacidad de operar de forma independiente", encontró el equipo de la ONU.

En Asia, "los grupos afiliados al ISIS siguen siendo una amenaza persistente y creciente para la región", según el equipo. Por ejemplo, en la región del sur de Filipinas, varios grupos afiliados al ISIS han creado un espacio para el entrenamiento y la planificación operativa, y están atrayendo a combatientes de Malasia e Indonesia. La porosidad de las fronteras marítimas con entrada sin visado o con visado de llegada desde algunos países ha contribuido a crear una vía de acceso a la región por parte de combatientes terroristas extranjeros.

En general, el equipo de la ONU concluyó que la amenaza mundial del ISIS es significativa, en gran parte debido a los recursos financieros del grupo. Sus reservas financieras se estiman entre 50 y 300 millones de dólares, y la organización sigue atrayendo adeptos en muchos países.

"Los combatientes terroristas extranjeros del ISIS, sus adeptos y sus seguidores seguirán constituyendo una amenaza terrorista a corto, medio y largo plazo a una escala mucho mayor que la de Al Qaeda a partir de 2002, debido a que su número es  mucho mayor", concluyó el equipo de la ONU.

Dada esta situación, los expertos afirman que para mitigar esta amenaza se necesitará una estrategia de varios niveles. Una parte clave de esta estrategia podrían ser los programas de repatriación, como el que se está llevando a cabo en Kazajistán, que no sólo aceptan a los ciudadanos que se fueron para unirse al ISIS, sino que también intentan apoyarlos, desradicalizarlos y ayudarlos a reintegrarse en la sociedad.

"La repatriación de estas personas a sus estados de origen y nacionalidad será un reto a corto plazo", escribió el equipo de la ONU. "Pero encierra la mayor esperanza de mitigar la amenaza a largo plazo".

Traducido por David Crevillén C. & Beatriz Gutiérrez L.

Read this article in English here

arrow_upward