Skip to content
Menu
menu

Illustration by Taylor Callery

El aumento de tecnología, alimenta los acosos

Antes del inicio de la pandemia del COVID-19, una de cada tres mujeres en todo el mundo había sufrido violencia intrafamiliar (IPV), según una investigación de la Facultad de Medicina de Harvard. Pero los confinamientos y las órdenes de permanencia en el hogar relacionados con la pandemia han provocado un fuerte aumento de los casos. En Francia, las denuncias por violencia doméstica aumentaron más de un 30%. En América Latina, las denuncias de violencia intrafamiliar contra las mujeres aumentaron bruscamente; en Colombia, la violencia contra las mujeres de entre 29 y 59 años se disparó un 94% entre marzo y mayo de 2020, según The Washington Post.

Sin embargo, no todos los países están registrando aumentos de casos. En Estados Unidos, las tasas en algunas regiones se redujeron en más del 50%, según The New England Journal of Medicine. Pero los defensores advierten que estas cifras pueden ser engañosas, ya que las víctimas atrapadas en casa con sus agresores pueden ser incapaces de denunciar los incidentes o de obtener ayuda.

Además, los típicos observadores de abusos -como los profesores, los compañeros de trabajo, los médicos y los amigos- han tenido puntos de contacto limitados con las víctimas potenciales desde el comienzo de la pandemia.

Estas condiciones dejan a personas de todas las edades y géneros en riesgo de sufrir más abusos, y ofrecen a los maltratadores tiempo y recursos adicionales para rastrear, coaccionar y atrapar a las víctimas, incluyendo la tecnología.

Mucho antes de los cierres, la tecnología inteligente, incluidas las cerraduras, las luces, los termostatos y las cámaras controladas por Internet, se habían utilizado indebidamente para vigilar, acosar, hostigar o intimidar. Con los maltratadores y las víctimas atrapados juntos en casa durante largos periodos, se ha ampliado la oportunidad de reconfigurar estos dispositivos con fines maliciosos, dice Eva Galperin, directora de ciberseguridad de la Electronic Frontier Foundation (EFF).

70

Porcentaje de víctimas de maltrato doméstico que denuncian abusos relacionados con la tecnología.


Por ejemplo, cuando Ferial Nijem se mudó a una casa inteligente, los dispositivos del Internet de las Cosas le proporcionaron nuevos niveles de comodidad y control personal sobre su entorno: todo estaba conectado, desde la iluminación hasta la climatización. Sin embargo, su pareja secuestró el sistema, utilizando cámaras de vigilancia para controlar sus movimientos, encendiendo la música en mitad de la noche, haciendo parpadear las luces y apagando la televisión. Había configurado el sistema doméstico inteligente y Nijem no podía anular los controles.

"Es casi como si la casa estuviera embrujada", dijo Nijem a la CBC en 2018. "Solo se hace para causarte un trauma, para causar miedo, para causar ansiedad".

La cantidad de tecnología en los hogares no ha hecho más que aumentar desde entonces, sobre todo porque la pandemia obligó a personas, organizaciones e instituciones educativas a recurrir al trabajo a distancia y a la escolarización virtual. El número de dispositivos que funcionan a través de las redes domésticas pone a las víctimas -y a sus organizaciones- en mayor riesgo.

Según la organización benéfica contra la violencia doméstica Refuge, más del 70% de las personas a las que presta apoyo han denunciado abusos relacionados con la tecnología dentro de una relación, informó la BBC. Esto se ha extendido a la tecnología más comercial, como los asistentes virtuales, los altavoces inteligentes, los relojes inteligentes o las cámaras de los video porteros. Muchos de estos dispositivos están conectados a los datos de la tarjeta de crédito, como el altavoz inteligente Alexa de Amazon, por lo que el control del dispositivo puede dar a los abusadores el control de los detalles financieros, también.

Además de controlar los dispositivos, los agresores también han recurrido a programas -los llamados programas acosadores o espías- para rastrear los dispositivos de las víctimas, los sitios web que visitan, los números de teléfono a los que llaman y los mensajes de texto que envían. Las herramientas disponibles en el mercado pueden activar la cámara o el micrófono de un teléfono inteligente para que los agresores escuchen las conversaciones o vean dónde está la víctima o qué está haciendo. A menudo, el agresor puede grabar las llamadas o la actividad, lo que podría utilizarse posteriormente para chantajear a la víctima.

La mayoría de las descargas de programas espía requieren acceso físico a los dispositivos, pero si las víctimas están encerradas con sus agresores durante meses, las oportunidades de acceder de forma encubierta a un dispositivo y añadir una herramienta de acoso o vigilancia son amplias. Los riesgos también se extienden a los dispositivos de trabajo: si un agresor infecta el teléfono o el ordenador portátil de la víctima con malware de acoso, podría recoger información profesional sensible o propiedad intelectual para ejercer control sobre la víctima o vengarse de ella o de su empresa más adelante.

Las herramientas de gestión del puesto de trabajo a distancia -como los rastreadores de productividad o el software de monitorización de empleados, conocido coloquialmente como bossware- cumplen funciones similares a las de programas espías, dice Galperin, y el uso de estas herramientas puede normalizar el tipo de espionaje virtual que los agresores utilizan para seguir a sus víctimas. Además, muchas aplicaciones de control o supervisión del trabajo a distancia están mal hechas y no son especialmente seguras, añade, lo que aumenta la posibilidad de que se utilicen de forma indebida o se secuestren con fines malintencionados, ya sea por parte de un socio, un compañero de trabajo o un extraño malintencionado.


Rastrear en secreto la ubicación o los mensajes o las contraseñas o las llamadas telefónicas de tu pareja, eso es un abuso.


"La capacidad de ver lo que la gente hace dentro de sus casas y la capacidad de ver lo que hacen durante las horas que no son de trabajo es también extremadamente invasiva", dice Galperin. Los empleados también se encuentran en una posición en la que es poco probable que rechacen el software de monitorización, especialmente durante una época plagada de incertidumbre económica y alto desempleo. Si un compañero de trabajo o un jefe tóxico empieza a abusar del sistema de control remoto, el empleado puede no sentirse capacitado para denunciar. Del mismo modo, es posible que los empleados no se sientan en una posición segura para revelar las amenazas de abuso -virtuales o físicas- a su empleador.

El maltrato doméstico y la violencia de género afectan a la seguridad en el lugar de trabajo, sobre todo cuando se trata de agresores activos o de mitigar el riesgo de violencia en el lugar de trabajo. El componente tecnológico añade otra capa a este desafío, haciendo que la VPI sea un problema de ciberseguridad, además de un problema de seguridad física y de seguridad de los empleados.

En lo que respecta a las empresas, "si los programas espías se instalan en un dispositivo suministrado por la compañía, no es sólo un riesgo para el empleado, es un riesgo de amenaza interna para la empresa y debe tratarse como tal", añade Galperin.

Los profesionales de la seguridad pueden trabajar con sus homólogos de TI para llevar a cabo campañas de educación y concienciación sobre el malware, los programas espías y la ciberseguridad, además de compartir información sobre el abuso físico, la violencia de género, la violencia laboral y los recursos disponibles para ayudar a las víctimas. Las organizaciones también pueden ofrecer y promover métodos alternativos para denunciar los abusos o solicitar asistencia, especialmente si los agresores pueden estar aprovechando o vigilando la tecnología.

"No creo que muchos programas de concienciación contemplen realmente la idea de que se trata de un abuso, pero en parte también se trata de cómo los programas hablan del acoso y el hostigamiento. No solemos ver que las campañas de concienciación llamen explícitamente a este tipo de programas", dice Galperin.

"Se habla mucho de cómo este tipo de vigilancia permite el abuso y cómo conduce al abuso, pero creo que realmente tenemos que reformular y hablar de cómo la vigilancia en sí misma es abusiva", añade. "Rastrear en secreto la ubicación o los mensajes o las contraseñas o las llamadas telefónicas de tu pareja: eso es abuso".

Read this article in English here

arrow_upward